Pinzamiento lumbar. Qué es y qué síntomas produce

El pinzamiento lumbar es el pinzamiento más común, debido a que es en esta zona donde concentramos la mayor rotación y fuerza diaria.

El pinzamiento lumbar es el pinzamiento más común, debido a que es en esta zona donde concentramos la mayor rotación y fuerza diaria. Es una de la causas de baja laboral más frecuente y sus síntomas son el dolor repentino en la zona lumbar que puede llegar a ser tan intenso que deje paralizada a la persona que lo padece.

¿Qué es un pinzamiento?

El pinzamiento aparece cuando aparece una compresión aguda de un nervio y se genera una presión por parte del tejido o estructuras que lo envuelven como huesos, músculos, tendones y cartílagos.

El ejemplo más claro es cuando un disco se rompe o se desgasta, puede llegar a producir un hernia de ese disco que comprime al nervio. El pinzamiento puede producirse en el nervio ciático, provocando presión por todos los nervios que recorren la médula espinal. Este nervio pinzado sería el origen de la ciática

Síntomas de un pinzamiento lumbar

Los síntomas pueden variar en función de como se produzca el bloqueo. En primer lugar el paciente puede notar un dolor leve que en caso de ir aumentando puede llegar a limitar el funcionamiento de músculos y extremidades.

Los síntomas principales de un pinzamiento son los siguientes:

  • Hormigueo en las piernas
  • Espasmos musculares
  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en la zona.
  • Parestesia (Hormigueo, cosquilleo o pinchazos).
  • Adormecimiento de la extremidad afectada.
  • Debilidad muscular.
  • Rigidez, o incluso, movilidad reducida.
  • Dolor intenso o ardor. Puede producirse dolor reflejo.

La señal más clara del pinzamiento lumbar es el crujido  articular. Si el pinchazo se origina en la zona dorsal, podemos llegar a notar un pinchazo en la espalda al inspirar.

Causas y factores de riesgo

Los nervios son los encargados de transmitir mensajes a los músculos, piel y demás estructuras óseas. Cuando un nervio se pinza o se bloquea pierde esa capacidad de transmisión y la fibra nerviosa puede llegar a bloquearse. Además el nervio enviará una señal al cerebro de que se está produciendo un problema. A medida que el problema se va haciendo más importante el músculo tendrá mayores problemas de movilidad.

Los pinzamientos son muy comunes en la zona lumbar, debido a que es en esta zona donde se realizan más movimientos de rotación y fuerza. Si el nervio se pinza durante un período breve de tiempo, las lesiones no suelen ser graves. Una vez liberada la presión la actividad del nervio vuelve a ser la normal. En cambio si la presión se prolonga puede aparecer un dolor que llega a ser crónico y puede llegar a lesionar el nervio de forma permanente.

Entre los factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de tener un nervio pinzado destacamos:

  • Síndrome del túnel carpiano. Las mujeres son más propensas a padecerlo, posiblemente por tener los túneles carpianos de menores dimensiones que los hombres.
  • Espolones óseos que puede ser producidos por artrosis. Estos espolones pueden ocasionar rigidez en la columna vertebral y reducir el espacio por donde se desplazan los nervios, causando el pinzamiento de los mismos.
  • Artritis reumatoide que causa una inflamación que puede llegar a comprimir los nervios, sobre todo en las articulaciones.
  • Tiroides: Todas las personas que padecen tiroides tiene mucho mayor riesgo de tener el síndrome del túnel carpiano.
  • Diabetes: Las personas que padecen esta patología tienen un mayor riesgo de tener pinzamiento de nervios.
  • Malos hábitos posturales: Trabajos o hobbies que necesitan de un uso repetitivo de manos, muñecas u hombros aumentan la posibilidad de tener un nervio pinzado. Por ejemplo el trabajo en cadena o el pintado de miniaturas.
  • Obesidad: El aumento excesivo de peso produce presión a los nervios.
  • El agua y el aumento de peso que se asocia con el embarazo puede llegar a provocar inflamación de las vías nerviosas y comprimir los nervios.
  • Sedentarismo: El estar tumbados en la cama por largos períodos de tiempo también puede producir el pinzamiento de un nervio.
  • Los accidentes por traumatismo o lesiones, también pueden producir dolor lumbar por pinzamiento de un nervio.

Diagnóstico del pinzamiento lumbar

El diagnóstico del pinzamiento lumbar empieza con una valoración de los síntomas y una exploración por parte del especialista. Éste podrá realizar diferentes pruebas de diagnóstico como resonancias magnéticas o ecografías de alta resolución.

También se podría hacer un estudio de la conducción nerviosa o una electromiografía. La finalidad del primero sería medir los impulsos eléctricos nerviosos y el funcionamiento de los músculos. La electromiografía nos permitiría evaluar la actividad eléctrica de los músculos.

En la mayoría de los pinzamientos lumbares sería recomendable un buen ajuste quiropráctico. En casos de mucha gravedad podría ser necesaria una intervención quirúrgica.

Prevención

Para prevenir la posibilidad del pinzamiento de un nervio podemos tomar las siguientes medidas:

  • Mantener una buena higiene postural
  • Realización de ejercicios de fuerza y flexibilidad en nuestra rutina diaria. Limitar las actividades repetitivas y hacer descansos frecuentes si debemos hacerlas
  • Mantener un peso forma
  • Evitar el sedentarismo

Artículos sobre pinzamiento lumbar

Imagen por defecto
Equipo Family Quiropractic

Equipo de Family Quiropractic. Tu quiropráctico de Barcelona con la supervisión de Damien Mestre.

Artículos: 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *